SECUNDARIA


Cuando los niños inician su etapa escolar ya traen un bagaje de experiencias sonoras y musicales, el cual es fruto tanto del contexto social y cultural donde se desenvuelven, como de las experiencias que hayan tenido con los sonidos y la música. En este sentido la escuela básica cumple una labor importante porque debe ampliar, desarrollar y enriquecer ese bagaje.

En la escuela es fundamental propiciar que todos los alumnos hagan música pues los seres humanos sin excepción tienen la capacidad y el derecho para ello. El contacto con la música debe representar una vivencia significativa para los alumnos y ha de garantizar el conocimiento de diversas manifestaciones musicales del país y de otras culturas y sociedades. Todo ello con el fin de formar alumnos que respeten el patrimonio musical y valoren la diversidad cultural tanto en Perú como de otros países.

La secundaria debe ser el espacio donde, sin descalificar los intereses o preferencias musicales de los adolescentes, se ofrezca a los alumnos la posibilidad de escuchar géneros y estilos diferentes de aquellos a los que normalmente tienen acceso.

Mediante la enseñanza de la música se quiere formar alumnos sensibles, curiosos, abiertos, críticos y respetuosos de la diversidad. Que entiendan también la función que desempeña la música en la vida de las personas, de la sociedad.